10 02 2015

Bruxismo

¿Qué es el bruxismo?

El bruxismo consiste en apretar o rechinar los dientes. Se trata de una actividad anómala que se ejerce con los músculos de la masticación y que carece de cualquier tipo de propósito funcional. Se lleva a cabo de un modo inconsciente y lo más habitual es que se produzca durante la noche aunque puede producirse además durante el día. Se da en adultos aunque en un porcentaje de niños se lo observa también.

Aunque las causas del bruxismo no están del todo claras, hay diversas teorías que tratan de explicar esta patología. A pesar de la existencia de otros factores desencadenantes del bruxismo, como puede ser un alineamiento anormal de los dientes, se considera que la causa principal es de orden psicológico. Se cree que el bruxismo es una forma inconsciente de somatizar ciertas emociones que se inhiben, tales como la ansiedad, la frustración o la ira. Esto ocurre con los niños que están empezando a hablar pero aún no son capaces de transmitir sus sentimientos o en adultos competitivos, agresivos y, en general, con una carga importante de estrés. El bruxismo, entonces, debe interpretarse como una respuesta para minimizar estos sentimientos vinculados a situaciones estresantes.

Consecuencias y sintomas del bruxismo Lo más aconsejable es acudir al especialista desde el primer momento en que es detectado el problema. De lo contrario las consecuencias pueden llegar a ser graves y a cronificarse. Entre las más destacables se pueden enumerar las que siguen:

  • Desgaste de los dientes.
  • Contracturas y dolores musculares.
  • Dolor de cabeza.
  • Sensibilidad en los dientes.
  • Fracturas dentarias.
  • Alteraciones del sueño.
  • Disfunciones en la articulación mandibular.

Tratamiento del bruxismo

Hay que distinguir entre el bruxismo diurno y el nocturno, ya que en el segundo caso no hay posibilidad efectiva consciente de controlar el problema, por lo que está indicado para dormir el uso de la placa miorrelajante

En el caso diurno sí es posible controlarlo. En este caso, entonces, la recomendación consiste en ejercer un control por parte del paciente, tratando de detectar en qué momentos y circunstancias se produce el problema. Tocarse el paladar con la punta de la lengua, una vez detectado, relaja la mandíbula y contrarresta el efecto negativo del bruxismo.

Como ya adelantamos, cuando se trata de bruxismo nocturno, el tratamiento aplicado consiste en la utilización de un aparato intraoral denominado placa miorrelajante, que es una placa que se fabrica con resina acrílica y en base a un molde tomado de la boca del paciente. Lo habitual es ajustarla en la arcada superior.

Tratamiento de bruxismo en niños

Para el tratamiento en niños éste tipo de placas está completamente contraindicado, ya que pueden impedir el crecimiento normal de la arcada maxilar. Ha sido demostrado con estudios de investigación que las técnicas diversas del tratamiento psicológico han logrado mermar o disminuír el bruxismo en niños.

Por lo tanto, cave la derivación a dicho especialista por parte del odontólogo al diagnosticarlo en pediatría.

 

Visto 1835 veces
Valora este artículo
(0 votos)